miércoles, 28 de noviembre de 2007

EL ESTILO DE APRENDIZAJE REFLEXIVO

EL ESTILO DE APRENDIZAJE REFLEXIVO


Se describen cuatro estilos de aprendizaje: activo, reflexivo, teórico y pragmático. No hay uno mejor que los demás; lo ideal sería combinarlos todos de modo que el sujeto sea capaz de aprovechar las ventajas de cada uno de ellos y aprender en cualquier clase de situación.


Descripción del estilo de aprendizaje reflexivo:

A los reflexivos les gusta considerar las experiencias y observarlas desde diferentes perspectivas. Reúnen datos, analizándolos con detenimiento antes de llegar a alguna conclusión. Su filosofía consiste en ser prudente, no dejar piedra sin remover, mirar bien antes de pasar. Son personas que gustan de considerar todas las alternativas posibles antes de realizar un movimiento. Disfrutan observando la actuación de los demás, los escuchan y no intervienen hasta que se han adueñado de la situación. Crean a su alrededor un aire ligeramente distante y condescendiente. Características principales: ponderado, concienzudo, receptivo, analítico, exhaustivo. Este estilo se encuentra en mayor porcentaje entre los estudiantes de ciencias experimentales que entre los restantes grupos de estudiantes.
Las personas con preferencia alta o muy alta en estilo reflexivo aprenderán mejor cuando puedan:
• Observar.
• Reflexionar sobre actividades.
• Intercambiar opiniones con otras personas.
• Llegar a las conclusiones a su propio ritmo.
• Trabajar sin presiones o plazos obligatorios.
• Revisar lo aprendido o sucedido.
• Investigar detenidamente.
• Reunir información.
• Profundizar para llegar al fondo de la cuestión.
• Pensar antes de actuar.
• Asimilar antes de comentar.
• Escuchar.
• Distanciarse de los acontecimientos y observar.
• Hacer análisis detallados.
• Trabajar concienzudamente.
• Pensar sobre las actividades.
• Ver con atención una película o un vídeo sobre un tema.
• Observar a un grupo mientras trabaja.
• Tener posibilidad de leer o prepararse de antemano algo que le proporcione datos.
• Disponer de tiempo suficiente para preparar, asimilar, considerar.
• Tener posibilidad de oír los puntos de vista de varias personas con diversidad de opiniones.